No todo está perdido: El verano también es un buen momento para pensar quién querés ser.

Qué vas a estudiar? Qué querés ser? El verano, un buen momento para pensar.

No todo está perdido: El verano también es un buen momento para pensar quién querés ser.

 

Sabemos que las vacaciones de verano después de terminar el secundario son LAS vacaciones. Sentís que sos finalmente libre después de tantos años de colegio, quizás te fuiste por primera vez de vacaciones con tus amigos y querés disfrutar al 100% y eso está buenísimo!

 

Pero después del verano, la vida sigue y si sos de los que decidiste seguir estudiando, vas a comenzar una gran etapa que hay que enfrentar. Pensar en tu vocación y proyecto de vida, no es algo que se busca sólo durante el año lectivo!

 

Si bien la mayoría de las universidades están cerradas durante enero, sus páginas de internet siempre pueden ser consultadas para chequear fechas de inscripción, planes de estudio y conocer un poco más del lugar donde querés estudiar

 

 

  

 

Tu proceso de elección no tiene porqué tomarse vacaciones, es más, te aconsejamos que aproveches este tiempo de calma y tranquilidad para pensar en serio qué pretendés a futuro, cuál es tu objetivo con la carrera y qué herramientas querés obtener para tu vida profesional.

 

No es para presionarte, sino para ayudarte. En un abrir y cerrar de ojos vas a tener que inscribirte y/o comenzar, en algunos casos, el curso de ingreso. Entonces queremos que estés preparado y seguro de tu elección.

 

 

Orientacion Vocacional

 

 

 

Acá te dejamos un checklist para guiarte y ayudarte en este proceso si es que aún no tomaste la decisión.

 

  • Tengo una visión objetiva de mi personalidad.
  • Identifico claramente mis intereses.
  • Puedo reconocer mis habilidades, en qué soy bueno o tengo un talento natural.
  • Soy capaz de distinguir mis hobbys de las carreras en las que quiero desarrollarme profesionalmente.
  • Definí si quiero o debo trabajar durante mis estudios y creo que voy a poder llevar adelante ambas.
  • Tengo conocimiento de la completa oferta de carreras y universidades disponibles.
  • Pude identificar carreras y universidades que se acomodan a mi perfil.
  • Analicé detenidamente los planes de estudio de las carreras y universidades que me interesaban.
  • Comparé las posibles carreras e hice un listado de pros y contras teniendo en cuenta el campo laboral de cada una.
  • Descarté las carreras que no son de mi interés y puedo justificar de manera contundente porqué no las estudiaría.
  • Consulté experiencias de profesionales expertos y estudiantes de dichas carreras.
  • Hice un listado de las universidades donde se dictan las carreras que me interesan y analicé ventajas y desventajas de cada una.
  • Fui a la universidad a conocer el espacio donde estudiaría y observar el ambiente.
  • Puedo contestar la pregunta: ¿Para qué estudio la carrera? y ¿Cuál es mi objetivo con la misma?
  • Averigué sobre los aranceles, cursos de ingresos, la carga horaria y dinámica de la cursada.

 

Lo ideal, sería haber recorrido cada uno de estos puntos, pero sabemos que quizás te salteaste algunos…¡Tranqui que aún tenes tiempo!

 

Si tenés ganas, te invitamos a realizar nuestro test on line para ayudarte y/o reconfirmar tu elección.